martes, 9 de septiembre de 2014

SHAMELESS


Shameless es una serie de televisión estadounidense emitida por la cadena Showtime. Está basada en la serie homónima del Reino Unido que emite Channel 4
y su trama se centra en la familia disfuncional de Frank Gallagher, un padre alcohólico abandonado por su ex mujer que derrocha su dinero mientras sus seis hijos aprenden a cuidarse por sí mismos. Está protagonizada por William H. Macy,
Emmy Rossum, Justin Chatwin, Cameron Monaghan, Jeremy Allen White, Ethan Cutkosky, y Emma Kenney, entre otros. Su primera temporada, que consta de doce episodios, fue emitida entre el 9 de enero y el 27 de marzo de 2011, mientras que su segunda temporada comenzó el 8 de enero de 2012.
El 1 de febrero de 2012 la serie fue renovada para una tercera temporada, que comenzó a rodarse en junio de 2012 y se estrenó en enero de 2013. El 29 de enero de 2013, la cadena Showtime renovó Shameless para una cuarta temporada que se estreno en enero del 2014.
En junio del 2014 empezaron las grabaciones de la 5 temporada de la serie.


Cualquiera que haya visto Shameless (US), sabe que la que realmente importa, es Fiona. Su carácter duro, aplomo y valentía mantienen a flote a los Gallagher. Conseguir la tutoría legal de sus hermanos, ha hecho a Fiona aún más fuerte. Una auténtica madre coraje, la hemos podido ver intentándolo de nuevo en la discoteca de RRPP, en el supermercado  tratando de lidiar con los abusos de su jefe, desatacando tuberías y finalmente vendiendo tazas. No importa lo que le suceda siempre ha salido adelante.

El día a día de Fiona y compañía es capaz de llevarnos de la risa al llanto en cinco segundos, de pasar de la absoluta ternura a la comedia más negra pasando por lo más retorcido. Frank es la perfidia hecha personaje y como espectador es imposible preguntarse si existe tope a su egoísmo y su amoralidad. Sí, existe: él mismo. Después de hacer de las suyas liándola con los Servicios Sociales, después de aquel divertidísimo enredo como voz del movimiento homosexual o del falso cáncer de Carl, finalmente tiene un gesto generoso que desencadena una situación que supondrá un antes y un después en el personaje. 

La serie sin género, Shameless no es un dramón. Tampoco una comedia. Es otra cosa, es Shameless. Puedes reírte a carcajadas en una escena y llorar con la siguiente, aunque la tercera temporada sea quizá la menos cómica. Puede que este género indefinible sea lo que la aleje de los críticos, que no saben cómo tomársela, pero en mi opinión eso la hace más disfrutable.

Políticamente incorrecta, No hay tema con el que Shameless no se atreva. Homosexualidad adolescente, Acoso laboral, Eutanasia, en Shameless todo se trata con una naturalidad apabullante. 

En Shameless no hay héroes ni villanos. Los Gallagher viven en un mundo donde la moralidad nunca está clara, roban, mienten, se aprovechan de los demás, pero a ti te parece lo más normal del mundo. Incluso Frank, que llega a cotas de mezquindad asombrosas, puede hacer que le justifiques y comprendas. 


El Frank Gallagher británico tiene unos rasgos mucho más acentuados que su homónimo norteamericano. William H. Macy ya se ha levantado del suelo en menos de 3 capítulos y ya lee la prensa, traza planes para engañar a los servicios sociales e incluso debate con algunos de sus hijos. David Threlfall, por su parte, refleja de manera más concisa qué quiere decir una familia sin timón. Y muchas veces lo hace desde la simple gestualidad o desde el silencio. Está por ver cómo el bueno de H. Macy solventa la papeleta de llevar toda una serie a cuestas.