martes, 15 de diciembre de 2015

TORRENTE


Torrente, el brazo tonto de la ley es una película española dirigida por Santiago Segura, escrita y protagonizada por él mismo, y producida por Lolafilms. Caracterizada por su humor grueso y caricaturesco, tuvo una gran acogida del público y también de la crítica, entrando Torrente y sus sketches a formar parte del imaginario popular español contemporáneo. Las bromas de mal gusto, el lenguaje soez y las escenas escatológicas parecen ser las claves de su éxito en España.


Esta película ganó dos premios Goya y se convirtió en la más taquillera de la historia del cine español, más tarde superada por su secuela, Torrente 2, misión en Marbella. Además sentó las bases del humor de Santiago Segura, que dirigió también esta segunda parte, la tercera (Torrente 3: el protector), la cuarta (Torrente 4: Lethal Crisis (Crisis Letal)) y la quinta (Torrente 5: Operación Eurovegas). Éstas dos últimas fueron rodadas en 3D estereoscópico.



 

 

 

  

  


  

Descargate el cómic haciendo click en la foto


     

En 1998, el propio Segura como guionista y José Antonio Calvo como dibujante publicaron una adaptación al cómic de la película en la revista El Víbora. En 2013 Torrente y el descubrimiento de America. En 2014 Torrente y el Cid. En 2001 Virtual Toys realiza el videojuego para PC Torrente: El juego basado en las dos primeras entregas de la saga y, en 2005, junto con Virgin Play, Torrente 3: The protector, basado en la tercera parte, para PC, PlayStation 2 y Xbox. Segura prestó su imagen y su voz al videojuego. A finales del año 2009 Santiago Segura, junto con Ludicus, una empresa de juego, deciden sacar una máquina tragaperras ambientada en las películas del personaje como novedad en el sector. Tambien se hicieron dos peliculas x basadas en el personaje.


 



Segura decidió realizar su primera película durante el rodaje de El día de la Bestia, mientras preparaban la escena final. Como actor creía que no había suficiente dramatismo para provocar lástima cuando su personaje muere, De la Iglesia no le hacía caso y comprendió que para hacer lo que uno quiere con los personajes, hay que dirigir. La ópera prima de Segura muestra muchas influencias de la comedia española, y un arriesgado manejo del humor. La influencia más reconocible quizá sea la berlanguiana, incluso podemos aventurar la referencia de ciertos guiños a Luis Buñuel, y a su colaborador, el mexicano Luis Alcoriza. Santiago Segura resucitó la comedia popular haciendo un homenaje a las películas de Landa, Ozores y compañía.


El personaje principal, José Luis Torrente, surgió durante un almuerzo del propio Segura en un restaurante chino, en donde vio a un cliente que se mostró de forma grosera con la camarera y los familiares que almorzaban con él se sintieron avergonzados, aunque ya había empezado a cultivarlo mientras estudiaba Bellas Artes en la Universidad Complutense de Madrid, al no ligar nada con sus compañeras. Al personaje lo impregnó de seres tan despreciables y ególatras como el Nerón de Quo vadis?, Clancy Wiggum de Los Simpson o el personaje de Orson Welles en El tercer hombre. Felipe Torrente está basado en Tony Leblanc, actor que lo interpreta, el actor sufrió un accidente de tráfico que le dejó incapacitado.



Santiago Segura se reservó el papel protagonista. Tuvo grandes aciertos en el reparto como Neus Asensi, Jimmy Barnatán y, sobre todo, Javier Cámara; además de la idea de «resucitar» al gran Tony Leblanc, que llevaba 23 años retirado. Juegan a su favor los numerosos cameos de actores (Jorge Sanz, Gabino Diego, Javier Bardem), rostros conocidos (Poli Díaz, Pepe Navarro, Cañita Brava) y humoristas como Andreu Buenafuente (que ha hecho el mismo papel de dominguero en las 4 películas), el Gran Wyoming (comisario) o el dúo humorístico Faemino y Cansado (camilleros). También han colaborado actores importantes de TV, como Santiago Urrialde y Pablo Carbonell, y directores como Guillermo del Toro. El rodaje de la película se realizó del 28 de julio de 1997 al 23 de septiembre en distintas localidades de la Comunidad de Madrid, entre las que se encuentran Leganés, Móstoles, Navacerrada, San Sebastián de los Reyes y la capital de la comunidad.


Algunas de las claves para que la canción de la película, «Apatrullando la ciudad», tuviera éxito fueron: primero el efecto sorpresa, al escucharse después del imponente inicio sinfónico del dos veces ganador del Premio Goya Roque Baños; luego la letra, que también contrasta con la acción; y finalmente, que El Fary se autoparodiase. Además aparece otra canción del cantante, «Torito bravo».



La crítica valoró positivamente esta primera entrega, algunos con más entusiasmo que otros, pero viendo la mayoría en ella una parodia de las protagonizadas en la época del destape por Fernando Esteso y Andrés Pajares, entre otras cosas. Las abundantes citas cinéfilas que contiene y la exagerada ridiculización del personaje parecen confirmarlo, pero este romance con la crítica terminará ante la menor calidad de las obras posteriores. Luis García Berlanga dijo: «La película contiene un gag genial que define a la perfección el carácter español: acodado en la barra del bar, Torrente se hurga los dientes con un palillo... que vuelve a dejar en el palillero».


Su estreno se produjo el 13 de marzo de 1998 con 130 copias. La buena aceptación del público hizo que en julio aún estuviera en la cartelera con 76 copias. Se convirtió en todo un fenómeno social y alcanzó la barrera mítica de los tres millones de espectadores. Santiago Segura se ha convertido en uno de los personajes más populares de España. Desarrolló una ingeniosa tarea de promoción de su primer film, asegurándose una presencia permanente en los medios especializados cinematográficos. La película consiguió enfrentarse a películas de gran presupuesto como Titanic.
El motivo de este éxito es la apuesta de Segura por lo seguro, la juventud, creando un icono del celuloide patrio, que a muchos no les gusta, sabiendo conectar con facilidad con la gente joven de las grandes capas urbanas medias que conforman hoy el núcleo fundamental del público cinematográfico en España. Un éxito mayúsculo que, no obstante, también se ganó un buen puñado de críticos por su humor, a veces soez y excesivo.



La película, según IMDb, obtuvo cinco galardones, incluidos dos de los tres premios Goya a los que había sido nominada. Cuando Tony Leblanc fue a recoger el suyo, como mejor actor secundario, el público se puso de pie y le recibió con una gran ovación, también dedicada a Segura como responsable de su reaparición. Éste, por su parte, al serle concedido el premio a la mejor dirección novel, fue a pagar a Javier Fesser las 100.000 pesetas que había apostado con él, convencido de que el ganador iba a ser el director de El milagro de P. Tinto.


Muchas películas se han inspirado posteriormente en Torrente, como R2 y el caso del cadáver sin cabeza o Vivancos 3, si te gusta haremos las dos primeras, pero sin lograr el menor éxito, ni de público ni de crítica. También se está preparando un remake americano que sería producido por Chris Bender y podría estar dirigida por Oliver Stone, que hizo un cameo en la tercera entrega de la saga. Finalmente se ha hecho público que New Line Cinema producirá la película y los guionistas serán Alec Berg, Jeff Schaffer y David Mandel, conocidos por la serie Seinfield, y el personaje principal estará encarnado por Sacha Baron Cohen. El rodaje se realizará en España. También se interesó Thomas Langman, hijo de Claude Berri, a través de su compañía La Petite Reine para realizar un remake en Francia.





De éxito desmedido y digno de estudio, "Torrente" es una película imperfecta pero eficaz, muy bien dirigida, en el que sin duda destacan sus númerosos guiños cinéfilos a los diferentes géneros. A ratos muy divertida, su delirante relato se apoya en algunos gags ingeniosos dentro de un guión simple y funcional, que sacrifica y entroniza a Torrente como espejo de muchas de nuestras miserias. La clave fue dar con un acertado y atípico personaje, tan bien interpretado que, a pesar de ser excesivo y miserable, inspiraba tanta hilarante complicidad como extraña simpatía.




La saga de Torrente es la más taquillera del cine español. Sumando los cinco títulos, lleva aproximadamente unos 80 millones de euros recaudados, siendo la segunda entrega ('Torrente 2: Misión en Marbella') la más taquillera de todas, con un total de más de 22 millones de euros de recaudación en España.





















Torrente, el brazo tonto de la ley (1998). Dirigida por Santiago Segura.


Torrente 2: misión en Marbella (2001). Dirigida por Santiago Segura.


Torrente 3: el protector (2005). Dirigida por Santiago Segura.


Torrente 4: Lethal Crisis (Crisis Letal) (2011). Dirigida por Santiago Segura.


Torrente 5: Operación Eurovegas (2014). Dirigida por Santiago Segura.